Aprobado el presupuesto municipal por un importe 26.071.125 euros, un 5,52% más que el de este año

Con los votos favorables del PSOE y Ciudadanos, y en contra el PP

La Corporación Municipal aprueba el presupuesto municipal para el próximo año 2023, con una cuantía de 26.071.125 euros. Lo que representa un incremento del 5,52% respecto al presupuesto de este año, que es de 24.707.600 euros. Un presupuesto que ha contado con los votos favorables del grupo de Gobierno y de Ciudadanos, mientras que el PP ha votado en contra; no asistiendo a la sesión el concejal de Unidas IU Podemos.

Se trata de un presupuesto que contempla el incremento de todas las áreas de gasto, y en el que las distintas partidas recogen aspectos relacionados con la unión entre Villanueva de la Serena y Don Benito. De hecho, se trabaja ya desde hace meses en los distintos ámbitos que integran las dos administraciones para unificar, cuando llegue el momento, todos los elementos que deben conformar la nueva Corporación; que será realidad en el año 2027.

Hasta que llegue ese momento, el grupo de Gobierno presenta unas cuentas para el próximo año, último de la presente legislatura, en las que ya se apuntan los objetivos marcados para cuando llegue la nueva ciudad; por lo que se propician ya algunas inversiones conjuntas a través de fondos europeos que permitan vertebrar el tejido social y empresarial en las dos ciudades que próximamente serán una. Este es el caso, por ejemplo, de la inversión de más de 2,5 millones de euros, del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, para la puesta en marcha del transporte urbano, que contará con cuatro líneas entre ambas localidades.  Una actuación que desde el equipo de Gobierno se señala como un gran avance para la fusión, puesto que une a las dos poblaciones a través de un transporte urbano con líneas, horarios y paradas establecidas.

Aunque con la vista puesta en la que será la tercera ciudad de la región, desde el equipo de Gobierno se subraya que de lo que se trata es de cumplir lo comprometido con los ciudadanos. Los compromisos adquiridos hay que ejecutarlos y de ahí la necesidad de reflejarlos en el documento presupuestario que materializa esos compromisos.

Así lo expresa el alcalde Miguel Ángel Gallardo quien subraya que la ciudadanía ha podido enfocar dos modelos de gestión, el que “plantea el PP de que todo va mal, o el que defiende lo hecho y lo que está por realizar y que contrapone una visión de esperanza e ilusión; a un modelo catastrofista”.

Gallardo defiende que ya desde que los ciudadanos apoyaron mayoritariamente la unión el pasado febrero, existe una cogobernanza, “y después de las elecciones del próximo año, habrá un programa con la unión como eje; pero hasta que llegue hay que marcar nuestros objetivos, cumplir lo que comprometemos con los ciudadanos. Ahora, nuestra obligación es hacer un presupuesto para el año 2023, y a partir de las elecciones del 23, habrá que trabajar más juntos aún porque es un proyecto colectivo en el que todos los partidos estamos comprometidos”.

En opinión del alcalde y en respuesta a la crítica del grupo popular al no haber dado participación en la confección del presupuesto, es “confundir diálogo y visión de futuro con un gobierno de concentración, que no vamos a hacer porque nuestra visión política es diametralmente distinta. Nosotros apostamos por saneamiento económico y realidades claras de inversión y desarrollo, sentando las bases del futuro conjunto que todos nos hemos marcado”.

El gobierno gestiona, añade, contempla inversiones “con fondos no solo propios, sino que hay que hacerlo en las distintas administraciones para que se logre un futuro mejor. Nuestro presupuesto es realista y con visión para una ciudad que se encamina hacia un futuro prometedor”.

Esa visión de futuro es la que se contempla en el documento presupuestario, que está confeccionado en clave local, pero necesariamente es un elemento vertebrador para que, en los próximos ejercicios presupuestarios, se culmine el proceso de unión. Además, desde el equipo de Gobierno se pone en valor el que el presupuesto del año 2023 consolida la labor iniciada al comienzo de la legislatura, y que está marcada por el alto índice de ejecución en el compromiso adquirido con los ciudadanos.

En este sentido, están actuaciones tan importantes como la inversión que se va a realizar en urbanizar y modernizar, en su segunda fase de ejecución, los polígonos y parcelas residenciales. En concreto, en el sector Palacio de Congresos, y la segunda fase del polígono de Guadalupe; todo ello con el objetivo de dotar a la ciudad de la infraestructura necesaria para disponer de suelo que permita el crecimiento que, según los informes sobre la fusión, experimentarán ambas localidades.

Un documento presupuestario el que se aprueba que también tiene en cuenta la situación política y económica mundial, con la actual crisis derivada de la guerra en Ucrania. Por esta razón, también se tiene en cuenta el que se pueda tener que actuar y redirigir las distintas partidas. Una situación para la que ya se tiene la experiencia tras la pandemia de 2020.

Ante una situación similar, se destaca el Gobierno, en tiempos de crisis “es cuando lo público adquiere su mayor relevancia, siendo un importante escudo social cuyo objetivo principal es garantizar la protección y el bienestar de todos y cada uno de los ciudadanos; sin dejar a nadie por el camino”.

Para conseguir una buena gestión, destaca la portavoz municipal María Lozano, “se necesitan impuestos porque si no los hay, no hay servicios básicos y de calidad. Servicios que son de calidad y con equidad. Hay que pagar impuestos, porque los servicios públicos hay que prestarlos con calidad. Estamos por debajo de la media provincial en cuanto a presión fiscal, además de ser un ayuntamiento muy poco endeudado”. A ello hay que sumar, añade Lozano, el que en el ejercicio 2021, los ingresos supusieron un 122%, “las previsiones de ingresos que el gobierno hace siempre son prudentes y ajustados a la realidad, pero siempre tenemos más ingresos, y las inversiones reales están por encima de la media de la provincia”.

A grandes rasgos, explica la portavoz municipal, se trata de un presupuesto que se ha elaborado “teniendo en cuenta la situación actual económico y política, que genera incertidumbre y preocupación; además de un freno. Ante esta situación, este presupuesto aporta certezas y está al lado de sectores tan importantes como el económico con la reforma del mercado, el polígono industrial, la remodelación de Ramón y Cajal o de la avenida Antonio Mera”.

A ello, se unen actuaciones encaminadas a mejorar la vida de los ciudadanos en distintos ámbitos como es la el deporte, el medio ambiente, o infraestructuras. En este aspecto, Lozano avanza que están previstas inversiones para mejorar la accesibilidad en la calle Salsipuedes, la zona de Santa Eulalia y la zona del parque de la Constitución que aún resta por intervenir; las tres con una inversión que ronda los 400.000 euros.

Se suma, además, “la gestión de importantes inversiones que llegan de otras administraciones. Toca pensar en la tercera ciudad de Extremadura, en una ciudad mejor y en una ciudad para los que estamos y para los que estarán; y este presupuesto contribuye a ello.

El 2023 marca el cierre de un mandato, cierra también un ciclo y a partir del 2023 comenzará un nuevo camino. Hasta ese momento, hacemos un presupuesto prudente y que va dando pasos, poco a poco, a la futura unión”.

El Partido Popular ha votado en contra del último presupuesto de esta legislatura. Lo hace, según explica su portavoz Manuel Lozano, “porque es un documento igual que el de años anteriores, y no tiene en cuenta esa nueva realidad en la que hemos entrado desde febrero de 2022.

Es una oportunidad perdida para haber sentado las bases del futuro conjunto. Es un presupuesto que está en los mismos estándares, con la falta de cumplimiento de los objetivos marcados”.

Para los populares, se ha perdido una oportunidad de enfocar el presupuesto mirando hacia la nueva ciudad. En febrero pasado, explica, “de forma abrumadora los ciudadanos apoyaron la unión y estaba vertebrada en el acuerdo de todas las fuerzas políticas.

Se habló de un nuevo tiempo, un periodo de cogobernanza y el presupuesto rige el destino de la Corporación, y confiábamos en que ya habría esa sintonía en el presupuesto”.

Lozano también critica la falta de ejecución del presupuesto, además de que considera que suben los impuestos directos y las tasas, “hay previsiones prácticamente iguales a las del año pasado”. La ciudad necesita, “un fuerte impulso económico que genere actividad, economía y puestos de trabajo, al tiempo que creemos que hay que moderar la presión fiscal, porque vivimos tiempos complicados y esta legislatura así ha sido. El presupuesto no responde a lo que nuestra ciudad necesita, no se ha pensado en ese futuro conjunto que nos hemos marcado”, subraya.

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Cristina Menea, ha mostrado la posición de su grupo, que apoya un ejercicio más el documento presupuestario. “Volvemos a confiar en la gestión del Gobierno, deseando que en 2023 tengan tantos aciertos como hasta ahora”.

En el pleno extraordinario de aprobación el presupuesto municipal 2023, también se ha aprobado la plantilla de personal que contempla las 84 plazas que han de convocarse, 45 de funcionarios y el resto de laboral-fijo, en cumplimiento de la ley de estabilización para reducir la temporalidad en la administración. Un asunto que ha contado con los votos favorables del gobierno y Ciudadanos, y la abstención del PP.

Acerca de Redacción Noticias Extremadura 18986 Articles
Email: redaccion@noticiasextremadura.es

Be the first to comment

Deja un comentario