Los casos de acoso escolar descendieron un 60 por ciento en el curso 2021/2022 con respecto al último curso anterior a la pandemia

El número de casos de acoso escolar descendió un 60 por ciento en el curso 2021/2022 con respecto al último curso normal, el prepandemia 2018/2019, aunque se han registrado 8 casos más que en el curso 2020/2021, un repunte contra el que la Consejería de Educación y Empleo ha puesto medidas como la creación de la nueva figura coordinadora del bienestar y la seguridad con la que este curso ya cuentan todos los centros educativos.

Son datos que recoge el informe del curso 2021/2022 sobre la Convivencia en Centros Escolares de Extremadura que, elaborado por la Inspección Educativa, ha sido analizado este lunes en el Pleno del Observatorio de la Convivencia Escolar de Extremadura, que ha presidido la consejera de Educación y Empleo, Esther Gutiérrez.

Según ha explicado el secretario general de Educación, Francisco Javier Amaya, el estudio se ha realizado en los 713 centros educativos de las etapas previas a la universidad. Se han constatado 14 casos de acoso escolar en Extremadura, 8 casos más que el curso anterior, pero 21 menos que en el curso anterior al inicio de la pandemia, el 2018-2019, cuando se registraron 35 casos.

Por lo tanto, “los casos de acoso escolar descendieron el pasado curso un 60 por ciento con respecto al 2018/19”, ha dicho Francisco Javier Amaya, quien ha insistido en que hay que matizar que los datos de los cursos de la pandemia no son relevantes y que hay que comparar los del curso pasado con el último curso anterior a la pandemia, el 2018/2019, en el que se desarrollaron las clases con normalidad, como en el curso pasado.

De los 14 casos constatados como de acoso escolar, 5 fueron de ciberacoso. Durante el pasado curso, se registraron 89 denuncias por posibles casos de acoso escolar, 43 más que en 2020-2021 y 34 menos que el curso 2018-2019.

De los 14 casos de acoso escolar, los 9 de acoso tradicional se produjeron 6 en la etapa de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y 3 en la de Primaria, mientras que los 5 casos de ciberacoso se produjeron uno en Educación Primaria y 4 en ESO. Unos 10 de esos 14 casos afectan a niños y los otros 4 a niñas. Salvo en dos de los 14 casos, las agresiones fueron entre compañeros y consistieron principalmente en insultos, amenazas, agresiones verbales y físicas, la difusión de imágenes y la exclusión del estudiante acosado.

En cuanto al origen de la comunicación de la denuncia, 7 de esos 14 casos los ha comunicado el propio centro, 3 han sido denunciados por los progenitores/as de las víctimas, uno por los servicios sociales del ayuntamiento, otro por la policía local y 2 de ellos se consigna en ‘otros’.

CONDUCTAS CONTRARIAS A NORMAS DE CONVIVENCIA

Durante el pasado curso escolar, se han registrado 70.606 casos de conductas contrarias a las normas de convivencia. Son 12.712 más que en el curso 2020-2021, pero 2.524 menos que en el curso 2018-2019. Se refiere, fundamentalmente, a perturbar el normal funcionamiento de las clases.

Un total de 31.428 estudiantes han estado implicados en estos casos de conducta contrarias a las normas de convivencia. Son más en el curso 2020-2021, cuando los implicados fueron 28.380, pero menos que en el curso 2018-2019, cuando se registraron 34.051 estudiantes implicados en estos casos.

Como en cursos anteriores, es en la ESO donde se producen más incidentes contrarios a la convivencia. Las conductas más reiteradas son la perturbación del normal desarrollo de las actividades de clase, un 30 por ciento, o las actuaciones incorrectas hacia algún miembro de la comunidad educativa, un 29 por ciento.

En cuanto a las correcciones, se aprecia, como en el curso anterior, que la medida más utilizada es el apercibimiento, bien oral (28,37 por ciento), o bien por escrito (56,87 por ciento). Estas conductas se produjeron, de manera mayoritaria, en las clases (85 por ciento) y en los recreos (5 por ciento).

CONDUCTAS GRAVEMENTE PERJUDICIALES

Si tenemos en cuenta las conductas gravemente perjudiciales para la convivencia, se han registrado 10.357 casos de este tipo, mientras que el curso anterior fueron 10.902, un 5 por ciento menos, y en el curso 2018-19 se registraron 8.930 casos.

En estos casos de conductas gravemente perjudiciales para la convivencia, hay 6.549 estudiantes implicados, un número muy similar al del curso anterior cuando había 6.670 estudiantes implicados en este tipo de conductas.

El 83 por ciento de incidentes graves para la convivencia se producen en la ESO. Las conductas más habituales son la reiteración en un mismo curso de conductas contrarias a las normas de convivencia (un 19 por ciento) e impedir el normal desarrollo de las actividades del centro (un 15 por ciento). La corrección más habitual contra estas conductas es la realización de tareas como medida para restaurar la convivencia en los centros, que ha desbancado del primer puesto a la supresión del derecho de asistencia al centro entre 4 y 30 días que, hasta el curso anterior, había sido la más utilizada.

En este sentido, el secretario general de Educación ha resaltado que “la práctica restaurativa (con tareas vinculadas con la educación emocional y otras que ayudan a la convivencia) haya desbancado a la expulsión del alumno/a, es hacía donde caminamos en el nuevo modelo de convivencia en el que está trabajando la Consejería de Educación y Empleo”. Estas conductas gravemente perjudiciales tuvieron lugar mayoritariamente en clase (75 por ciento), seguidas del en los recreos (10 por ciento).

“La convivencia escolar de los centros es fundamental para el desarrollo académico, social y para adquirir cualidades como la empatía, el respeto a lo diferente, entender que vivimos en un mundo diverso y en un sistema democrático”, ha afirmado Amaya.

Por ello, aunque en la serie histórica los datos de acoso escolar han descendido, “la Consejería de Educación y Empleo sigue trabajando en medidas que hagan de la convivencia el pilar principal que permita el desarrollo integral del alumnado”, según el secretario general de Educación.

PROGRAMAS EDUCATIVOS CONTRA ACOSO ESCOLAR

Entre dichas medidas, Francisco Javier Amaya ha destacado el buen funcionamiento de los programas encaminados a prevenir los casos de acoso escolar desde las aulas y ha dicho que “seguiremos trabajando para hacer de nuestros centros entornos en los que el alumnado se sientan seguro y protegidos”.

“Aprender a convivir sirve para mejorar y potenciar los aprendizajes académicos; por ello una de las mejoras propuestas en el informe es la organización de actividades de formación con temática relativa a la convivencia positiva para una enseñanza de calidad”, ha añadido Amaya.

Así, el programa `Ayuda entre iguales. Alumnado Acompañante¿ ha contado el curso pasado con la participación de 230 centros educativos y la implicación de 4.005 estudiantes y 1.411 docentes. El programa consiste en formar a estudiantes dentro del centro, creando equipos de convivencia que sirven de ayuda o apoyo para los compañeros o compañeras que pueden estar sufriendo acoso, exclusión o que están en situación de riesgo de poder sufrirlo.

Hay otro programa específico para luchar contra el acoso, que es el `Foro Nativos Digitales¿, incluido en el Plan de Enseñanza Digital de Extremadura, que tiene como objetivo trabajar con el alumnado el uso responsable y seguro de las TIC y que trata expresamente los contenidos como el `ciberbullying¿, el lenguaje sexista o las comunidades peligrosas en línea, entre otros aspectos. “No podemos obviar que nuestro alumnado son fundamentalmente alumnos y alumnas digitales, y que muchas veces la perturbación del normal desarrollo de la clase tiene su origen en las redes sociales el origen del acoso”, ha afirmado Amaya para justificar el desarrollo del Programa `Foro Nativos Digitales¿, que comenzó su andadura con 32 centros educativos y la participación de 292 centros.

Con los materiales del Programa se están formando este curso 350 docentes y 250 familias. El secretario general de Educación ha citado otras medidas como que, desde el curso pasado, todos los centros educativos cuentan con un Plan de Igualdad de Género, donde se aborda la convivencia desde una perspectiva de género, y también cuentan con la figura coordinadora del bienestar y protección para coordinar todas las actuaciones que permitan prevenir la violencia en los centros educativos.

El Plan de Acomodo Emocional que la Consejería está poniendo en marcha con tres líneas de actuación para prevenir las conductas autolíticas, es otra de las medidas destacadas por Amaya. Por último, el secretario general de Educación ha anunciado un nuevo decreto de Igualdad y Convivencia donde “se reformularán todas las conductas contrarias a la convivencia y se trabajarán las prácticas restaurativas y que va a permitir la agilización de los protocolos de acoso y establecer mecanismos más ágiles para aquellos casos que aún terminan de detectarse y en los que hay que seguir trabajando”.

El Programa de Convivencia y Ocio y otros que, de forma indirecta o transversal, favorecen la convivencia, son el de Hábitos de vida saludable a través de rutas por espacios naturales, Rutas culturales por Extremadura y los Programas Conecta-2, Transita+ y PROA+.

Datos acoso escolar

Acerca de Redacción Noticias Extremadura 24694 Articles
Email: redaccion@noticiasextremadura.es

Be the first to comment

Deja un comentario