El vicepresidente alaba la iniciativa de Aldea del Cano de conceder su medalla a la residencia y pisos tutelados de la localidad

El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, ha destacado este viernes la iniciativa del Ayuntamiento de Aldea del Cano de otorgar la medalla de la localidad a la Residencia de Mayores y Pisos Tutelados “Francisco Sánchez Salazar”, reconociendo a sus profesionales el esfuerzo realizado durante la pandemia. 

Cati Polo Pacheco, en nombre de las trabajadoras y trabajadores de ese centro socioosanitario, ha recibido la medalla de manos del vicepresidente en una sesión plenaria del ayuntamiento presidida por el alcalde Miguel Salazar.

Vergeles ha manifestado su orgullo y honor por haber sido invitado a Aldea del Cano entregar la medalla y ha considerado una “gran iniciativa” premiar la labor de las personas que han hecho posible que durante la fase más difícil de la pandemia “hayan realizado una tarea de cuidar a una generación que nos ha permitido tener una sociedad mejor que la que tuvieron ellos”.

En su opinión, hayan salvado muchas o pocas vidas, el personal de la residencia lo que ha hecho sobre todo es la vida más fácil a los que allí estaban y ha reconocido el papel de los alcaldes y alcaldesas, “los primeros voluntarios” y que teniendo la titularidad de las residencias ayudaron en todo lo posible a sus pueblos.

Ha aludido al derecho y a la normalidad de que en las residencias “el personal tuviera miedo a contagiarse y a contagiar a sus familiares o seres queridos, pero eso es algo que, según las encuestas, lo han tenido todos los españoles, pero los trabajadores y trabajadoras de las residencias lo superaron y dieron los mejor de sí mismos”.  

Vergeles ha reconocido que no es partidario de residencias medicalizadas, reiterando su apuesta por la promoción de la autonomía personal y la teleasistencia avanzada de ayuda a domicilio.

Ha destacado que a una residencia se va a vivir, a residir, a recibir ayuda para las actividades básicas de la vida diaria cuando ya no puede hacerlas uno mismo, “no a que te tomen la temperatura o la tensión tres veces al día. “Cuando uno está malo va a un hospital”.

El vicepresidente segundo ha apuntado que las personas que trabajan en las residencias se convierten en personas “muy importantes” para esos mayores que la necesitan, “se convierten en sus pies y en sus manos, pero también en familia, “con una relación de afecto” que se adquiere con el tiempo y con el sacrificio que han demostrado los trabajadores y trabajadoras de las residencias en general y en la Aldea del Cano en particular.

José María Vergeles ha dicho que “no hay ni medallas ni tiempo para reconocer esa labor del personal de las residencias”. 

Acerca de Redacción Noticias Extremadura 15480 Articles
Email: redaccion@noticiasextremadura.es

Be the first to comment

Deja un comentario