Agricultura combate la avispilla del castaño con sueltas del parasitoide Torymus sinensis en Jerte y Gata

La Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio realiza sueltas del parasitoide Torymus sinensis en el Valle del Jerte y en Gata para tratar de combatir la avispilla del castaño, considerada la plaga que más afecta a los castañares en todo el mundo, limitando en gran medida la producción de frutos.

La plaga de esta avispilla, Dryocosmus kuriphilus, se originó en China y su síntoma más característico es la producción de agallas en hojas y frutos que limitan principalmente la producción de castañas.

En Extremadura fue detectada por primera vez en el año 2018 en arbolado de Robledollano (Cáceres) y actualmente afecta a castañares del Valle del Jerte y de Gata.

El organismo Torymus sinensis es el mejor agente para controlarla al ser su parasitoide específico en su hábitat de origen y existir sincronía entre su ciclo reproductivo y el de la avispilla del castaño.

Dicho organismo no se encuentra de forma natural en el medio y por ello es necesario realizar sueltas del mismo como medio de lucha biológica.

De forma complementaria a las sueltas que pueden realizan agricultores/as, y como continuación de la liberación de insectos realizadas en el año 2021, la Consejería de Agricultura lleva a cabo esta semana nuevas sueltas de Torymus sinensis, concretamente en castañares de montes públicos afectados por la avispilla.

El objetivo de esta actuación es crear zonas de implantación del parasitoide que además de proteger los castañares públicos, sirvan de focos desde los cuales Torymus pueda expandirse y colonizar otras zonas afectadas.

Los trabajos los están realizando personal técnico del Servicio de Sanidad Vegetal de la Dirección General de Agricultura y Ganadería, en colaboración con los del Servicio de Ordenación y Gestión Forestal de la Dirección General de Medio Ambiente.

Acerca de Redacción Extremadura 11939 Articles
Email: redaccion@noticiasextremadura.es

Be the first to comment

Deja un comentario